Al aire ahora

El ciudadano canadiense Stephen Bennett fue expulsado del avión en el que se disponía a volar desde la ciudad de Toronto a la isla cubana de Cayo Coco porque se durmió antes de despegar y la tripulación consideró que no estaba en condiciones de viajar, informa CBC News.

Los hechos ocurrieron el pasado 13 de octubre, cuando Bennett y el resto de su familiar se subieron a bordo de una aeronave de la compañía WestJet en Toronto rumbo a unas vacaciones caribeñas. Antes del vuelo, el ciudadano canadiense, que hace dos meses sufrió un derrame cerebral, tomó un somnífero, prescrito por su médico. Así que se quedó dormido antes de que el avión despegara: una azafata instó a su esposa repetidamente a que lo despertara.

La mujer se negó a hacerlo, aunque finalmente el varón acabó despertándose. Poco después era sacado de la aeronave en silla de ruedas para que unos médicos podrían evaluar su estado de salud.

“Usted tiene que irse. No hemos podido despertarlo. Es una emergencia médica; es por la seguridad de todos los pasajeros”, recuerda el hombre que le dijeron desde la tripulación.

El examen médico mostró que el hombre no tenía problemas de salud y podía volar sin problemas. No estaba dispuesto a perder la reserva de hotel (junto con los pasajes, se habían gastado unos 4.000 dólares), por lo que compró nuevos billetes para otro vuelo. Además, incurrieron en gastos extra por la nueva reserva y perdieron dos días de vacaciones.

Por ahora, la aerolínea no ha comentado el caso, aunque el portavoz de WestJet, Lauren Stewart, aseguró que la tripulación debe tomar decisiones “en nombre de la seguridad”.

Sin embargo, Bennett pedirá una indemnización y la disculpa de la aerolínea. “No se puede tratar a la gente así”, afirmó.

¿Qué sientes? Comparte tu opinión

Comentarios

Al aire ahora