Al aire ahora

Tu ubicación es Aspen. Cambiala Aquí

La joven de 18 años aseguró no estar enterada de que estuviera embarazada

Las autoridades de Nonthaburi, en Tailandia, se encuentran investigando el triste caso de un bebé recién nacido que falleció envenenado por su propia madre.

Resulta ser que la semana pasada, el empleado de un edificio encontró al bebé dentro de una bolsa de basura; de inmediato, dio parte a las autoridades sobre este hecho. El recién nacido fue trasladado de inmediato a un hospital en donde descubrieron que le habían dado a beber un líquido limpiador de desagües, por lo que no resistió y días después, falleció.

La policía regresó al lugar de los hechos para interrogar a todos los habitantes del edificio y en un departamento del tercer piso encontraron a  una mujer de 18 años y a un hombre de 23, quienes eran pareja, junto con varias toallas manchadas de sangre.

La pareja fue detenida y de inmediato, la chica fue llevada a un hospital para hacerle un examen y dictaminar que recientemente había dado a luz, cosa que los médicos confirmaron. A la mujer no le quedó de otra más que confesar lo ocurrido.

La chica explicó que el día que encontraron al bebé en la bolsa de basura dio a luz, pero que nunca supo que estaba embarazada. Ella no quería ser madre, por lo que se le ocurrió darle de beber al pequeñito el líquido limpiador para posteriormente, arrojarlo al contenedor de la basura desde el tercer piso.

Un examen de ADN corroboró que, efectivamente, la joven era la mamá del recién nacido; mientras tanto, su pareja negó haber participado en tan atroz hecho e incluso, indicó que tampoco sabía que estuviera embarazada.

¿Qué sientes? Comparte tu opinión

Comentarios

Al aire ahora