Al aire ahora

Tu ubicación es Denver. Cambiala Aquí

No se puede ser atractivo y al mismo tiempo, contar con genitales grandes. A esto se resume el hallazgo de una investigación realizada por la Universidad de Australia Occidental y la Universidad de Zurich en torno a las gónadas de los primates varones.

El estudio revela que los hombres de barba y pelo abundante suelen tener testículos pequeños como parte de un patrón evolutivo que, en resumen, implica que los machos primates pueden tener sólo una de dos condiciones: estar bien adornados con pelo corporal o tener gónadas grandes, pero no ambas cosas.

Los investigadores estudiaron los testículos de más de 100 primates varones diferentes en la naturaleza y, en vista de que los hombres son primates, estas condiciones aplicarían también en la especie humana.

Entre los primates, el tamaño de los testículos es muy variable: puede ir desde el diámetro de dos granos de pimienta hasta el de un par de pelotas de tenis.

El doctor Cyril Grueter, coautor del estudio, explicó que los machos pueden desarrollar ornamentos vistosos como el cabello abundante que, además de atraer a las hembras, intimida a otros varones; pero si no pueden ahuyentar a sus competidores de esta manera, pueden “producir una gran cantidad de esperma”, lo que explicaría la relación inversa entre el pelo corporal y el tamaño de los testículos.

“Este hallazgo muestra claramente que puedes estar bien adornado o bien dotado, pero es difícil ser ambos“, explicó.

 

¿Qué sientes? Comparte tu opinión

Comentarios

Eventos
y Promociones

Al aire ahora