Al aire ahora

Tu ubicación es Palm Springs. Cambiala Aquí

La historia es digna de una novela negra. Un enfermero mexicano acusado de traficar con plazas de trabajo en un hospital público ha sido encarcelado como presunto asesino de una compañera de trabajo. Según la investigación, todavía en curso, el enfermero también afrontar cargos por traficar con órganos y, supuestamente, asesinar a una familia.

El enfermero Jorge Alberto Ceballos, que llevaba dos décadas trabajando en el hospital 58 del Instituto Mexicano de Seguro Social, en la ciudad de Cuauhtémoc, Chihuahua, al norte de México, ha sido puesto en prisión preventiva luego de que la Fiscalía estatal presentara “pruebas contundentes” en su contra por el asesinato de Laura María Soto López, una compañera de trabajo.

“La víctima y el sujeto se desempeñaban como enfermeros y el imputado le ofreció la recategorización de una plaza a cambio de dinero”, señaló la Fiscalía de Chihuahua en un comunicado.

“Días antes del crimen, Jorge Alberto citó a la mujer al exterior de una guardería, para el pago la supuesta entrega de los documentos para efectuar el trámite. Sin embargo, el individuo no se los proporcionó”, añadió la Fiscalía.

Laura María le habría entregado al enfermero 80.000 pesos (unos 4.220 dólares) para realizar el trámite. Tras no obtener respuesta sobre la gestión del mismo, solicitó la devolución de su dinero, “pero el imputado sólo la intentó convencer de que sí realizarían el negocio”.

“El 7 de diciembre del 2017, el sujeto citó a la víctima al exterior de la misma guardería en la que se habían visto; momentos después de llegar al lugar la mujer recibió varios impactos de arma de fuego calibre 9 milímetros”, señaló la Fiscalía.

“Jorge Alberto es investigado por su probable participación en otros hechos de la misma índole“, añadió el Gobierno de Chihuahua sin dar más detalles.

Tráfico de órganos y asesinato de una familia

Según sus antiguos compañeros de trabajo, Jorge Alberto era una persona agradable; atributo que, según algunos testimonios, utilizaba para generar empatía en sus víctimas.

Tras la captura del presunto asesino, también fueron incautados 5 automóviles deportivos cuyo precio no se correspondían a las ganancias normales para un enfermero, según una nota publicada en El Sol de México.

De acuerdo con la investigación del Ministerio Público, recogidas por medios locales como El Heraldo de Chihuahua, el enfermero también sería sospechoso del asesinato de una víctima más, en un caso relacionado con la venta de plazas, y a una familia entera, a quienes habría ofrecido vender un riñón.

En la carpeta de investigación 19-2018-15956, la Policía señala a Jorge Alberto Ceballos como presunto homicida de Hazael Díaz, abatido a tiros el 28 de enero de 2018 dentro de su automóvil, luego de que el enfermero presuntamente recibiera 100.000 pesos (5.300 dólares) para conseguirle una plaza para trabajar en el almacén de un hospital.

La noche del 29 de junio tuvo lugar otro crimen con el que podría estar vinculado el enfermero. En esta ocasión cinco integrantes de la familia Romero Armendáriz fueron asesinados con disparos de arma de fuego, luego de que el enfermero, presuntamente les ofreciera vender un riñón para el padre de familia, que padecía insuficiencia renal.

Todos los crímenes fueron cometidos con una pistola calibre 9 milímetros.

El presunto homicida podría afrontar una condena de 300 años de prisión en caso de ser declarado culpable por un juez.

¿Qué sientes? Comparte tu opinión

Comentarios

Al aire ahora