Al aire ahora

Tu ubicación es Palm Springs. Cambiala Aquí

Una adolescente encontró una forma lucrativa de darle cauce a su obsesión

Poco tiempo tenía Chloe de hacer otra cosa que no fuera experimentar el autoerotismo. A sus 19 años su obsesión por tocarse llegó a tal punto que, según sus propias palabras, se masturbaba 400 veces al día. Ahora gana más de $150,000 al año con sus videos XXX que transmite a través de su webcam.

Quienes se conectan con Chloe pagan por ver lo que ocurre en la intimidad de su dormitorio y la joven estadounidense comparte escena con compañeros y compañeras dispuestos a complacer a su público.

Gracias a la venta de ropa interior usada y mercancía firmada, Chloe incrementa sus ganancias, algo por lo que su novio Spencer está feliz. “Siempre estamos haciendo contenido, siempre estamos haciendo dinero… No me molesta”, declaró el hombre a la producción del programa “Adventures in Futureland: Virtual Sex”, producido por el canal 4 de Reino Unido.

El programa documentó la labor de Chloe como webcammer, quien no sólo ha encontrado una manera de ganarse la vida, sino también una forma de canalizar su alta energía sexual. “Hacer esto me ha curado porque tengo tendencias de masturbación muy obsesivas que pensé que serían un problema toda mi vida. Es curativo. He transferido todas estas energías que tengo, porque son súper intensas”, señaló la joven en el programa.

De hecho, la chica describió su experiencia de webcammer sexual como “espiritualmente gratificante, totalmente”.

¿Qué sientes? Comparte tu opinión

Comentarios

Al aire ahora