Al aire ahora

Tu ubicación es Phoenix. Cambiala Aquí

Las operaciones de estética generan adicción en quienes no se sienten seguros de su imagen y quieren exhibirse en redes sociales

Una madre ha admitido haber alentado a su hija a buscar a hombres mayores y trabajar como stripper para financiar su adicción a la cirugía estética.

Georgina Clarke, de 41 años, apareció en The Kyle Files, de ITV, junto a su hija de 23 añosKayla, para hablar sobre cómo, cuando Kayla era una adolescente, Georgina la alentó a acostarse con hombres y bailar por dinero.

Juntas, han gastado alrededor de $785,382 dólares en cirugía estética. A la edad de 11 años, Kayla ya había planeado su primer aumento de senos para poder parecerse a su ídolo, Katie Price.

Mientras que inicialmente estaba dispuesta a seguir los pasos de su madre, ahora Kayla quiere cambiar su estética, según informa Mirror.

Incluso le preguntó a su madre por qué permitió ser stripper y tener sexo con hombres mayores a cambio de procedimientos cosméticos

Georgina intentó defender sus acciones, diciendo que le gustaban los labios y el busto más grandes de lucía Kayla. También le explicó a MailOnline que estaba feliz de que su hija se desnudara para que pudieran financiar sus cirugías.

Georgina admitió que los procedimientos de la cirugía estética eran “bastante adictivos” y que, en el fondo, se sentía culpable por todo lo que ha obligado a su hija a hacer para costearse sus metas de belleza.

Kayla recordó sentirse presionada por las redes sociales para verse bien, pero ahora se ve “ridícula” en las viejas fotos de sí misma. No estaba segura de sí misma ni era feliz, por eso recurrió a la cirugía, explicó.

¿Qué sientes? Comparte tu opinión

Comentarios