Al aire ahora

Tu ubicación es Stockton-Modesto. Cambiala Aquí

El ‘camming’ es una industria en crecimiento

Todos los días, millones de brasileños se conectan a internet para encontrar personas que, del otro lado de la pantalla, están dispuestas a exhibirse sexualmente en vivo a través de una webcam.

Son trabajadores y consumidores de camming, un término tomado del inglés que se utiliza para describir a esta rama del mercado del sexo relativamente nueva en Brasil, que está más consolidada en Europa y Estados Unidos.

Aquí, el protagonista es Camera Prive, también conocido como CP, un sitio lanzado en 2013 que se presenta con la frase “Sexo en vivo por la webcam”.

El sitio, el mayor de América Latina de transmisión de contenido erótico en vivo, presenta en su pantalla de inicio fotos de sus modelos registrados: mujeres, hombres y transexuales mostrándose en poses provocativas, a veces en parejas y en grupo.

Los más activos y disponibles ocupan una posición más privilegiada en la parte superior del sitio. Y la competencia es mucha: el CP tiene aproximadamente 18.000 modelos, de los cuales 4.000 están activos; es decir, realizan espectáculos de forma rutinaria.

Pero además de mostrar sus cuerpos, los modelos se esfuerzan por presentar en sus perfiles sus personalidades.

Millones de clientes

En la página dedicada a mujeres, una de ellas enumera sus atributos: “Enfermera, jugadora, dominante, divertida y poco convencional en el sexo”.

Otra: “Me encanta el arte, el cine, la literatura, el rock y, obviamente, el sexo salvaje”

Entre los hombres, uno es directo: “Soy activo y dominador”. Otro: “Soy simpático, descarado y bueno”.

Esa mezcla de realidad y amateurismo, en contraposición a los guiones prefabricados y los roles cliché de la industria del porno tradicional, hacen del camming una de las tendencias más prometedoras en el mercado del sexo en el mundo, según participantes e investigadores de este campo.

En Brasil, Camera Prive tiene cerca de 8 millones de clientes registrados, de los cuales 150.000 compran mensualmente créditos que les permiten acceder a servicios de precios variados, shows exclusivos y la posibilidad de controlar por medio de una aplicación un vibrador que usan los modelos en vivo.

¿Qué sientes? Comparte tu opinión

Comentarios

Al aire ahora